eszh-TWenfrdeitja

Autographs in Madrid  

   

Síguenos!!  

joomla share module
   

Eventos  

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
   

La primera vez que la ví 
no podía estar seguro, 
pero el pecado de la impaciencia 
dijo: "Es exactamente lo que estás buscando", 
así que me fui derecho hacia ella 
y con esa parte de mí que charla 
me presenté como Frank 
de Nueva York, Nueva York. 
Es tan ardiente, 
es tan estupenda 
Yo no. 
Sólo soy un tonto enamorado de la querida Lorraine. 

Toda mi vida he sido un vagabundo. 
Buen no, casi siempre viví cerca de mis padres. 
En cualquier caso Lorraine y yo nos casamos 
y nos vimos metidos en un matrimonio corriente. 
Entonces un día va y me dice, 
saliendo de su melancolía, 
Frank, ya es suficiente. 
La relación es desgarradora. 
No deseo ser convencional, 
estoy cansada de ser la querida Lorraine. 

¿Qué? ¿ya no me quieres? 
¿Qué? ¿vas a coger la puerta? 
¿Qué? ¿no te gusta mi forma de masticar? 
Oye, déjame decirte 
que no eres la mujer con la que me casé. 
Dices que estás deprimida, pero no es verdad, 
lo que pasa es que te gusta quedarte en la cama. 
No te necesito querida Lorraine. 
Querida Lorraine. 
Lorraine, 
anhelo tu amor. 

Si lo expresamos en términos económicos 
supongo que soy un fracaso. 
Todo el mundo tiene que comprar y vender. 
Comprar y vender, 
a éso se reduce todo. 
Si no hubiera sido por Lorraine 
hace tiempo que me habría ido de aquí. 
Debería haber sido músico, 
me encanta el piano. 
Es tan casquivana. 
Es tan libre. 
Yo soy inflexible, bueno así soy yo. 
Pero me siento tan bien 
con la querida Lorraine. 

La mañana de Navidad Frank se despierta 
y se encuentra con que Lorraine ha hecho un montón de canapés. 
Se pasan toda la tarde como marido y mujer, 
viendo por televisión "Qué bello es vivir". 

¿Qué? ¿ya no me quieres? 
¿Qué? ¿vas a coger la puerta? 
¿Qué? ¿no te gusta mi forma de masticar? 
Oye, déjame decirte 
que no eres la mujer con la que me casé. 
Dame la bata, me vuelvo a la cama. 
Me das un asco de muerte, Lorraine. 

Querida Lorraine. 
Lorraine. 
Sus manos parecían de madera. 
El médico sonrió, 
pero las noticias no eran buenas. 

Querida Lorraine, 
por favor no me dejes aún. 
Sé que tienes mucho dolor, 
un dolor contínuo. 
Tu respiración es un eco de nuestro amor. 
Qué te parece si bajo a la tienda de la esquina 
y compro algo dulce. 
Cariño, aquí tienes una manta más 
para que te abrigues los pies. 
La lluvia de abril bañaba los árboles 
cuando la luna del prado 
se llevó a la querida Lorraine. 

e-max.it: your social media marketing partner
   

Tour 2017  

tour172

   

News  

   

MI0004052915

   
© PaulSimon.es 2010